diciembre 15, 2014

Berrinches de Novelista Novato #40: Un terrorismo llamado Telemarketing


Cuando pienso en las características de la década en la que vivimos, pienso de inmediato en las empresas dedicadas al telemarketing que abundan dentro de la ciudad. Sin duda ofrecen una oferta de empleo empecinada y perseverante en medio de un mercado laboral escaso. Este tipo de giros comerciales son reflejo de nuestros sórdidos tiempos; tratar de ganar dinero a costa de cualquier recurso.

Escribo esto porque hace unos días una de mis compañeras peleaba con uno de los empleados de atención a clientes de algún banco. Buscaba, sin demasiado éxito, cancelar una tarjeta de crédito. "Quisiera no saber nada de ustedes" le dijo a la persona que la atendía del otro lado de la línea. No pude soportar la curiosidad de saber lo contradictorio que puede ser un servicio de marketing telefónico de cualquier tipo, ya sea la resolución de dudas y quejas o el ofrecimiento de servicios aparentemente tentadores.

*****

noviembre 24, 2014

Microrrelato #20: Sin título

Riza Abbasi (Irán, ca. 1565 - ca. 1635)
"Amantes" (1630)
Temple y hoja de oro sobre papel, 18.1 x 11.9 cm
Museo Metropolitano de Arte, Nueva York

Caminábamos hacia el infinito a pasos rápidos y agigantados, sin sentido y sin destino fijos.

Un buen día dimos el giro que nos encontró de frente, confundidos y desprevenidos.

El mundo se hizo pequeño y tangible, se hizo de luz y sombras en el instante que nos conocimos.

Microrrelato #19: El Historial Delictivo

Roy Lichtenstein (1923 - 1997)
"Pistol" (1964)
Fieltro, 208.3 x 124.4 cm
Museo de Arte Moderno, Nueva York

Ningún juez tomó el caso. Tomaron el archivo y lo enterraron al fondo de una gaveta entre trámites democráticos, citatorios sin respuesta, formularios vacíos de solicitudes sin motivo y demás paja burocrática.

Años más tarde, los archivos se incendiaron después de años y años de permanecer muertos como cadáveres en el mismo cajón de anfiteatro. En el fondo, intacto como una burbuja de plata, como una gota de agua, yacía el historial delictivo de mis noches vacías, de mis noches suicidas sin ti.

noviembre 11, 2014

Ayotzinapa: Indignarse ya no es suficiente...

Que ser maestro rural no se castigue con la muerte... (Cuartoscuro)

Pareciera que México, el país más hermoso porque es el mío, se ha convertido en un mal sueño del que no logramos despertar. El pasado viernes, el gobierno confirmó lo que ya sospechaba en el fondo de mis entrañas, lo que nadie había querido escuchar después de semanas de búsqueda. Sin embargo, no deja de haber sospechas, no deja de haber cabos sueltos detrás de dicha declaración, todo parece ser nuevamente un gran montaje; no se puede ocultar una verdad que implora a gritos ser mencionada con todas sus letras y detalles. Lo que se ha dicho como conclusión oficial huele a oropeles y artificios, huele a viejas artimañas del viejo PRI.

Se ha dicho que los 43 normalistas han muerto. Se dijo que los habían desollado y asesinado, que sus cuerpos habían sido incinerados. Se declaró que las cenizas habían sido puestas en costales y tiradas a un río como bultos de cualquier cosa. No habría más jóvenes combativos contra las injusticias, no habría sueños que germinen en las aulas como granos y flores, aquellas chispas que iluminaban la oscuridad de la barbarie se habrían extinguido para siempre. ¿En qué momento de nuestra historia ser maestro rural pasó de ser un trabajo digno y honrado a ser sinónimo de portar una letra escarlata? ¿A quién estorbaban estos jóvenes inconformes? ¿Dónde debemos a comenzar la lectura de estos crímenes?