septiembre 22, 2017

Del terremoto #2: Agradecimientos y desideratas

Poco a poco, como una historia...

Escrito en mi Facebook. Septiembre 21 de 2017. 15:35

Estimados todos:

A nombre de mi madre y de mi hermana, quiero agradecer a todos las muestras de cariño e interés. Me siento muy conmovido por el amor que he recibido de parte de ustedes. Afortunadamente tenemos la vida para seguir adelante; lo mucho o poco de bienes materiales que hemos recuperado viene por añadidura. Estamos esperando el peritaje definitivo para saber el destino de nuestro edificio; en cuestión de horas sabremos con certeza los pasos a seguir.

Escribo desde el comedor de la casa de la mejor amiga de mi madre. Quiero agradecer que ella, su hermana, su sobrina y sus hijas sean parte de mi familia. A todos los que me han ofrecido su casa y su sustento, espero se les retribuya con mucho más; no olviden que en la ciudad hay personas que en verdad la están pasando muy mal y necesitan de la ayuda de los demás. Sí pueden apoyar, háganlo; infórmense y organísense.

Mañana reiniciaré mi vida como un vagabundo de mi propia ciudad, consciente de que cada puerta que encuentre en pie es una bendición en medio del caos. Lo hecho está hecho, lo que sigue es levantarse y sacudirse el polvo; la Ciudad de México volvió a demostrar que ni los escombros más densos la pueden derrotar. Sé que aún hay personas entre los derrumbes, gente que es la prioridad absoluta en los siguientes segundos; Dios bendiga a todos ellos y a sus familias.

Los saludo con todo el corazón reiterando mi deseo de que se vienen cosas mejores para nuestro país, convencido de que no hay plaga que haya logrado mermar a nuestra sociedad civil mexicana (Monsiváis dixit) tras décadas de malos gobiernos y emergencias. Agradezco la bendición de poder contar mi historia junto a las que todos ustedes están viviendo en este instante.

Y si de contar historias se trata, estos sentimientos me han llevado a volver a narrar las historias que viven dentro de mi ser. Lo menos importante ha sido que recuperé mi Valentine...

septiembre 21, 2017

Del terremoto #1: Sobre mi casa y mi porvenir

Gracias habitación...

Escrito en mi Facebook, Septiembre 20 de 2017. 00:14

Todo pasa en un golpe de tiempo, en un instante minúsculo. La vida golpea cuando menos se espera; no hay deuda qué pagarle, a la vida nada se le debe. La vida es un regalo pero también una prueba; los retos que nos otorga son bendiciones, son actos de Dios.

Son estos instantes los que nos obligan a pensar en las grandes prioridades de la vida: el amor de la familia, la salud de nuestros cuerpos y la amistad de la gente que queremos. Teniendo lo anterior, lo demás puede quedar en Sus manos.

Pienso en mi casa, en lo que quedó de ella, el departamento donde viví los últimos trece años de mi vida. Pienso en las paredes cuarteadas, en los muebles volteados, en los pisos destruidos. Detrás quedaron montones de bienes materiales, los recuerdos más lúcidos de mi vida, los momentos vividos dentro de ella. Hoy, en un golpe seco, mi familia perdió su techo, perdió su eje terrenal, perdió su protección.

Pienso en mis vecinos, personas con las que crecí y a las que vi crecer. Ellos también perdieron pedazos de sus memorias, vieron sus esfuerzos fragmentados sin remedio. Pienso en mi ciudad, más mía que siempre, tan frágil y tan valiente; pienso en Puebla y en Morelos. Pienso en los edificios que se cayeron, en las personas que no tuvieron la suerte de sobrevivir este infortunio, de poder contar está tragedia. Pienso en las personas que en este momento remueven piedras buscando vidas entre los escombros.

Son tiempos terribles, pero algo que ha demostrado mi ciudad es su carácter de  eterna, su habilidad sobrehumana para ponerse ante los designios del sino. Pido bendiciones para todos los que perdieron a alguien y para los que, como mi familia, tendrán que empezar desde cero.

Dormiré con la esperanza de que todo por transitar vuelve, con el deseo de que las cosas estarán mejor. Dios los bendiga. mi familia, tendrán que empezar desde cero.

Dormiré con la esperanza de que todo por transitar vuelve, con el deseo de que las cosas estarán mejor. Dios los bendiga.

julio 31, 2017

The World is Yawning #49


La ciudad nos transpira como gotas de sebo seco, como sudores ácidos que humedecen nuestros harapos desgarrados y enmohecidos. La ciudad nos asfixia entre coágulos de hieles colectivas, neurosis comunitaria al servicio delirante de un aneurisma, tránsito abúlico y superfluo. No existen las salidas hacia realidades más someras, hacia pensamientos más bucólicos. Todo es complejidad ininteligible, derroche de caos y destrucción.

La ciudad nos exige sangre, nos implora el atávico sacrificio de nuestros hastíos y de nuestra esperanza. La ciudad es una costra de todos nuestros sueños maltrechos, la llaga séptica de toda nuestra realidad.