diciembre 24, 2012

Especial: Top 20 Albums de 2012 (Parte 1: del 20 al 15)

La espera ha terminado; después de mucho procrastinarlo y moverlo, he elegido por fin a las producciones musicales más destacadas del año que está concluyendo. A diferencia de lo que ocurrió el año pasado en mi primer ejercicio de este tipo, tuve una baraja mucho más amplia para elegir, lo cual me causó infinidad de problemas. De lo que no he tenido duda es que este año fue memorable en cuestión de música, hubo muchos discos muy buenos, pero el veinte es uno de mis números favoritos y no puedo reseñarlos todos.

Esta vez no habrá repechaje ni algún as bajo la manga por el estilo; la mecánica será la misma, un conteo ascendente hasta conocer al número uno. En otro momento ya había explicado cómo sería la movida: dividiré el recuento en tres entregas, la primera parte será del número 20 al 15, la segunda del 14 al 8 y la tercera del 7 al 1. El contenido será muy informativo y conciso: un poco de contexto, características destacables y las canciones que según mi punto de vista todo mundo debería escuchar.

Para que esto quede ya consagrado, acabo de hacer oficial el conteo en el Facebook del blog y en mi cuenta de Twitter. Además, otra de las razones de mi tardanza fue el contexto gráfico que agregaré; me gustó cómo me quedó. Como diría el gran compositor mexicano, no hay que llegar primero sino hay que saber llegar; el Top 20 de Albums de "El Arcangelino" comenzará en unas cuantas líneas más...

*****



20) Galactic - Carnivale Electricos

¿Qué es lo que pasaría si pudiéramos juntar el sonido de una orquesta de jazz de Nueva Orleans con los ritmos de la samba brasileña, el funk, el hip-hop y una pizca de salsa cajún? Una respuesta a esta pregunta fue dada por Galactic, veterana banda de Big Easy formada en 1994, conformada por Jeff Raines en la guitarra, Rich Vogel en los sintetizadores, Stanton Moore en las percusiones, Robert Mercurio en el bajo y Ben Ellman en los metales. Para su tercer álbum de estudio en su larguísima trayectoria, Carnivale Electricos, dejaron de lado intereses antropológicos al juntar de manera muy ingeniosa elementos musicales de las fiestas de carnaval más emblemáticas de Nuevo Mundo: el Mardi Gras de NOLA y el Carnaval de Río de Janeiro.

Con la ayuda de un amplísimo repertorio de amigos e invitados, entre los que destacan el jefe indio del Mardi Gras llamado Juan Pablo, el cantante baiano Carlinhos Brown, el sambero Moyseis Marques, los cantantes locales Maggie Koerner y Steve Riley, el legendario percusionista Cyril Neville y el rapero ex-convicto Mystikal. La fiesta comienza temprano para terminar al amanecer del Miércoles de Ceniza con una fusión inmensa de elementos clásicos de ambos mundos musicales mezclados con el poder de metales, líneas poderosas de funk, mucho baile, picante acordeón de zydeco, un poco de hip-hop y las típicas marching bands.

Una mezcla que huele a celebración y a peligro constante, el cual es sorteado con sublime belleza. Un disco para contagiarse con baile de carnaval en cualquier época del año. ¡Que comience la fiesta!

Escucha: "Hey Na Na", "Voyage Ton Flag" y "Karate"


19) Norah Jones - Little Broken Hearts

Quien conoce este blog y a su capellán sabe que Norah Jones es lo más cercano que existe a una musa en estos rumbos. Cuando supe que mi prima donna absoluta estaba grabando un nuevo disco bajo la dirección de Danger Mouse, levanté mi ceja con escepticismo; si bien Rome (2011) fue una buena colaboración, no estaba tan seguro de qué saldría de esos dos músicos tan diferentes sin Daniele Luppi y Jack White de por medio. Pero el resultado, Little Broken Hearts, fue más que satisfactorio: Norah había encontrado un nuevo sonido y la continuación de un camino que ya estaba insinuado desde The Fall (2009).

En este álbum, el futuro abraza a lo clásico; Danger Mouse otorga su sonido cargado de modernidad en las composiciones de Norah, siempre cercanas a la tradición americana. El corazón roto del álbum anterior ha curado las heridas pero no deja ir los recuerdos, lo cual hace aquí de forma definitiva. Las atmósferas que DM eligió para estos doce cortes con elegantes texturas que transitan entre lo etéreo y lo crudo, entre guitarras prístinas y los sintetizadores grasosos, entre la luz blanca y la oscuridad absoluta. Si no han escuchado la discografía extensa de la hija mayor de Ravi Shankar (1920 - 2012, QEPD), ni se acerquen a este álbum, los ahogará en incertidumbre.

Norah sigue siendo Norah; el carisma, la emotividad y la tersura de su voz siguen presentes como hace diez años. Sin embargo, con sus últimos dos trabajos ha conocido los vestuarios de femme fatale. Con Little Broken Hearts y la patina cinemática de Danger Mouse, Norah ha dejado las comodidades del pop comercial para bien.

Escucha: "Say Goodbye", "4 Broken Hearts" y "Happy Pills".


18) The Shins - Port of Morrow

Cinco años después de su último trabajo, Wincing the Night Away (2007) y de haber colaborado en el proyecto llamado Broken Bells con Danger Mouse, el cantante y guitarrista James Mercer volvió con un nuevo trabajo con el nombre de su proyecto principal, The Shins. Para grabar este nuevo álbum, invocó al productor e instrumentalista Greg Kurstin, así como a varios miembros y ex-miembros de la banda, quienes grabaron diferentes tomas a lo largo del álbum; en términos generales, debemos hablar ante todo de un trabajo a cuatro manos entre líder y productor.

Gracias a la sensibilidad de Kurstin, quien ha trabajo con actos que van desde Lily Allen y Ximena Sariñana hasta Foster the People y Santigold, Port of Morrow tiene un sonido mucho más conciso y agradable al público en general que el de los trabajos anteriores de la banda. Entre grandes instantes de power pop con guitarras rasgadas y teclados deslumbrantes hasta pequeñas piezas que apuntan hacia elementos vintage como referencias de música surf y hacia algunos arreglos de estilo rock sinfónico. Sonoramente, se trata de un trabajo impecable; las canciones no parecerán demasiado pulidas pero la capacidad interpretativa de Mercer logra que todas funcionen perfectamente.

James Mercer ha logrado, pese al haber experimentado con las aureolas electrónicas de Danger Mouse, que tiene talento de sobra para componer grandes instantes electroacústicos. Al final de la historia, él es The Shins, aún cuando no guste del protagonismo en el escenario.

Escucha: "Simple Song", "September" y "Fall of '82".


17) Cat Power - Sun

Para muchos músicos, no lanzar material original por seis años podría ser sinónimo de la pérdida de su creatividad, pero para una mujer como Chan Marshall no fue mayor problema. A lo largo de este tiempo, Cat Power se dedicó a vivir intensamente una relación recién terminada, a superar varios problemas de salud y a liberarse del siempre temido bloqueo mental. Después de terminar la gira de su compilado de covers, Jukebox (2008), el bloqueo llegó a su máximo; tras desechar varias maquetas de guitarra, recurrir a un sintetizador para armar canciones y sentir la presión de su compañía discográfica, Marshall pudo sacudirse los demonios para entregar una nueva placa a inicios del año.

Chan tomó sus canciones y las grabó por sí misma con ayuda del ingeniero de sonido Philippe ZdarEl resultado es Sun, un álbum que aleja a Cat Power de las atmósferas de soul clásico y pop acústico de The Greatest (2006) para transformarla una vez más. Ahora, Chan recurre a la música de sintetizadores, cajas de ritmos, voice-overs y mezcladoras, a las cuales agrega ligeros toques de guitarra, piano y su inconfundible voz. Con la poderosa melancolía que caracteriza a todo su opus como el sello de garantía de un trabajo arriesgado y redondo, Marshall nos presume uno de los trabajos más sólidos de su carrera.

Con Cat Power nunca se sabe, nada es seguro en una de las compositoras más brillantes y emotivas de su generación, y eso es siempre buena noticia.

Escucha: "Cherokee", "3,6,9" y "Nothin' But Time"


16) Rival Sons - Head Down

Cuando Beto presentó a esta banda en su blog, me quedé boquiabierto; en los medios especializados son descritos como "la siguiente gran banda que aún no conoces". Californianos como muchos inmortales del rock, tienen toda la escuela del blues rock detrás y destellan grandeza por donde se les escuche; sus integrantes son el cantante Jay Buchanan (lo digo ahora, el nuevo Paul Rodgers) el baterista Mike Miley, Robin Everhart en el bajo y Scott Holiday en la guitarra. La referencia del género, Led Zeppelin, está muy presente en su sonido, pero también coquetean con Black Crowes, con Free, con Aerosmith y con Badfinger.

Head Down es, aunque a muchos les parezca difícil creerlo, su tercer álbum; en él, demuestran que lo suyo es precisamente el ritmo pegajoso, la batería rampante, el bajo ágil y los riffs sucios e hipnóticos de escuela Jimmy Page - Joe Perry. Como si el ir y venir de sus influencias no fuera más que claro, la banda nos muestra su virtuosismo en cada corte, yendo en un abrir y cerrar de ojos desde los sonidos del stoner y el rock psicodélico hasta a las bases del blues clásico y el folk más sutil. La primera mitad del álbum es para enmarcar en la galería de grandes instantes del rock de la última década, la segunda es un poco más monótona y burda, pero no está exenta de sus instantes geniales.

No duden en probar un poco de la energía de estos chicos, vayan que electrifican con la primera oída.

Escucha: "Head Down", "Wild Animal" y "Until the Sun Comes".


15) Sharon Van Etten - Tramp

En tiempos donde Adele pareciera monopolizar el soundtrack de las mujeres con corazones rotos, cantantes como Sharon Van Etten pasan gravemente desapercibidas por los grandes públicos; afortunadamente, esta neoyorkina no ha dado pasos en falso para conseguir explayar las historias de su aflicción. La comparación es odiosa en extremo, pero si algo tiene Sharon que no tiene la londinense es lo siguiente: va un paso adelante, ella ya se hizo fuerte y lo demuestra. En el sótano de Aaron Dessner de The National y con ayuda de un elenco de distinguidos invitados, Van Etten comenzó a remendar sus emociones en el que es su álbum más íntimo y concreto hasta ahora.

Además de ser el título del material, Tramp sirve como la descripción perfecta de su vagabundo origen y desarrollo: fuera de casa por más de un año, Sharon tuvo suficiente tiempo para superar el amor perdido y juntar sus habilidades musicales. Con composiciones sencillas que son exaltadas por el poder de su voz y los arreglos magníficos de Dessner, Sharon obtiene sus respuestas: duele el amor, nunca es tarde para aprender de los errores, cuesta trabajo reconocer cuando se pierde. No es difícil simpatizar con las emociones de Van Etten, su música es demasiado bella como para pasar desapercibida.

Sharon ha dejado de ser una cantante de corazón roto y errante, pero su caminar estuvo lleno de instantes sublimes.

Escucha: "Serpents", "Leonard" y "We Are Fine"

14 - 8                7 - 1

2 comentarios:

  1. El 17, 16 y 15 muy buenos. Tienes razón con la primera mitad del disco de los Rival Sons, impactante.
    Voy a darle un chance al de Norah Jones, a ver que trae ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anda con.cuidado, no fue fácil de digerir para muchos fans, pero es bastante interesante si has estado siguiendo la carrera de DM.

      Eliminar

Tus comentarios son muy importantes. Recuerda que los arcángeles siempre te escucharán. Déjame tus comentarios. Yo siempre contesto...